A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Resumen de las recomendaciones para la realización de técnicas de imagen en la lumbalgia

Estas recomendaciones son un resumen de varios de los “posts” publicados en este apartado. Es una tabla incluida en el artículo de la referencia (ver final) y se puede considerar como un excelente resumen de lo que habría que hacer a la hora de solicitar técnicas de imagen en un paciente con lumbalgia.

 

Técnicas de imagen en el dolor lumbar

  • Patología o condición: imagen del dolor lumbar.
  • Audiencia diana: Médicos internistas, médicos de familia, otros médicos
  • Población diana: Adultos con lumbalgia
  • Intervenciones:
    • Radiografía
    • Tomografía Computerizada (TC)
    • Resonancia Magnética (RM)
  • Indicaciones para la realización de técnicas de imagen:
    • Se recomienda la realización de estudios urgentes en pacientes con dolor lumbar agudo que tienen riesgos mayores de cáncer, factores de riesgo para infección de columna, factores de riesgo o signos de síndrome de cola de caballo, o déficit neurológico progresivo o severo.
    • Se recomienda realizar estudios de imagen después de haber seguido tratamiento en pacientes con riesgo bajo de cáncer, factores de riesgo para enfermedad inflamatoria de columna, factores de riesgo para fractura por compresión vertebral, signos o síntomas de radiculopatía, o factores de riesgo o síntomas de estenosis de canal.
    • Solo se recomienda repetir las técnicas de imagen cuando la clínica ha cambiado o aparece nueva clínica.
  • Existe evidencia de que realizar técnicas de imagen a pacientes que no cumplen estas indicaciones no mejora el pronóstico:
    • Los estudios aleatorizados con técnicas de imagen rutinarias frente al tratamiento habitual sin técnicas de imagen en los pacientes en los que no están indicadas las pruebas de imagen sugieren que no hay beneficios clínicos en lo que se refiere a dolor, funcionalidad, calidad de vida o salud mental.
    • Otra evidencia a favor incluye la débil correlación existente entre los hallazgos de imagen y los síntomas, la historia clínica habitualmente favorable de los pacientes con dolor lumbar (tanto a los que se han realizado técnicas de imagen como a los que no), la baja prevalencia de patologías graves subyacentes y los efectos poco claros que los hallazgos de las técnicas de imagen tienen en las decisiones terapéuticas.
  • Posibles efectos indeseables debidos a las técnicas de imagen no indicadas:
    • Exposición a radiaciones ionizantes (tanto en la radiografía simple como en la TC)
    • “Estigmatización” o “marcado” de pacientes
    • Posibles efectos de los contrastes (nefropatía, reacciones por hipersensibildad)
    • Detección de hallazgos inesperados que llevan a la realización de nuevas pruebas diagnósticas, algunas invasivas.
  • Aproximación a la superación de las barreras y conseguir una medicina basada en la evidencia:
    • Expectativas del paciente o preferencias para que se realicen estudios de imagen de forma rutinaria: charlas con los pacientes en los que se explican las guías basadas en la evidencia.
    • Restricción de tiempo: usar material publicado en la web o material educativo impreso para complementar la educación directa de los pacientes.
    • Inseguridad del clínico: reconocer la baja probabilidad de alteraciones serias cuando no están presentes los factores de riesgo clínicos; asumir que la evidencia demuestra que no hay beneficios asociados a la realización rutinaria de técnicas de imagen.
    • Incentivos de los médicos basados en la satisfacción de los pacientes: promover los incentivos que se basan en los cuidados adecuados.
  • Puntos que hay que tratar con los médicos cuando comentan las técnicas de imagen con los pacientes con dolor lumbar:
    • La valoración de los factores de riesgo permite identificar casi siempre los pacientes que requieren la realización de técnicas de imagen.
    • La prevalencia de patologías serias subyacentes es baja en los pacientes sin factores de riesgo
    • La historia natural del dolor lumbar es bastante favorable, pero los pacientes requieren re-evaluación si no hay mejoría en un mes.
    • La realización de técnicas de imagen de forma rutinaria no mejora la situación clínica del paciente, pero aumenta los costes y puede conducir a tratamientos potencialmente invasivos como la cirugía.
    • La identificación de hallazgos patológicos en las técnicas de imagen es extremadamente frecuente, y se correlacionan mal con la clínica.
    • En la mayoría de los casos el tratamiento no se modifica después de realizar técnicas de imagen.
    • La realización de técnicas de imagen se asocia a exposición a radiaciones ionizantes, lo que puede aumetar el riesgo de cáncer en el caso de que se realice radiografía o TC de columna lumbar.

Fuente: Chou R, Qaseem A, Owens DK, Shekelle P. Diagnostic imaging for low back pain: advice for high-value health care from the American College of Physicians. Ann. Intern. Med. 1 de febrero de 2011;154(3):181–9.

 


Print pagePDF pageEmail page

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>